Atención a todos los amantes del vino, les tenemos una gran noticia: el vino no solamente es delicioso sino también tiene muchos beneficios para la salud y el día de hoy se los vamos a mencionar. Si eres un gran amante del vino como nosotros, seguramente no necesitas una gran excusa para tomar alguna copa, sin embargo, el día de hoy les venimos a dar una gran razón para seguir disfrutando de esta increíble bebida: está comprobado que una copa de vino brinda muchos beneficios para nuestro cuerpo. Es importante, sin embargo, tener en cuenta que el vino en exceso puede ser perjudicial al igual que cualquier otra bebida alcohólica, pero cuando se bebe con moderación partes de nuestro cuerpo como nuestro corazón se verán beneficiadas.

¿Qué hace el vino tan beneficioso para la salud? 

Las razones por las cuáles el vino es bueno para la salud es por los ingredientes que lo componen, como todos sabemos, el vino está hecho de uvas las cuáles tienen muchos antioxidantes. Estos antioxidantes como el resveratrol son bastante útiles previniendo enfermedades de corazón, hígado, obesidad, estrés, entre otros.

Beneficios de vino para nuestra salud:

Protege el corazón:

Uno de los mejores remedios para prevenir e incluso curar enfermedades del corazón es el vino tinto. La razón de esto es la gran cantidad de antioxidantes que contiene el vino, los cuales ayudan a elevar los niveles de colesterol bueno en nuestro cuerpo. Existen varios estudios que demuestran las ventajas del consumo de vino para el corazón:  el estudio realizado en el Instituto Tecnológico de Israel comprobó que las propiedades del vino fortalecen los vasos sanguíneos, por otro lado, un estudio de la Universidad de Stanford ha descubierto que uno de los factores positivos del vino es que activa una enzima llamada aldehído deshidrogenasa 2. Esta enzima elimina elementos tóxicos lo que previene daños adicionales a las células del corazón.

Disminuye el colesterol:

El vino tinto no solo eleva los niveles de colesterol bueno en la sangre, sino también, ayuda a disminuir el malo. Los vinos tintos contienen significantes niveles de fibra. Han detectado que la fibra y los antioxidantes que se encuentran en la variedad Tempranillo y Carmenere en particular, parecen reducir más la presión sanguínea y el colesterol que otras fuentes más conocidas de fibra como la avena.

Ayuda a prevenir la diabetes:

De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes, consumir vino puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre por hasta 24 horas. Es importante tener en cuenta que, si bien es cierto, el vino puede ayudar a prevenir la diabetes, no se recomienda comenzar a consumirlo como cura de esta. También es importante saber que diferentes tipos de vino generan diferentes tipos de resultados en el cuerpo.

Ayuda a luchar contra el cáncer:

Los estudios realizados en la Universidad de Rochester Minnesota, demostraron que los componentes del vino logran destruir células cancerígenas en el páncreas. El vino resulta tan útil atacando celular cancerígenas, que muchos médicos recomiendan a sus pacientes no cancelar su consumo responsable durante su tratamiento. El consumo de vino resulta también benéfico no solo para luchar contra el cáncer sino también previene algunos como los son el cáncer de páncreas, vesícula y pulmones.

Previene la obesidad:

Los estudios han demostrado que los componentes del vino tienen la capacidad de convertir la grasa corporal en grasa calórica que puede ser quemada. Adicionalmente, los antioxidantes en el vino son útiles para ayudar a prevenir la obesidad. Además, el vino ayuda también a prevenir enfermedades metabólicas en personas con obesidad. Es importante, sin embargo, hacer una investigación previa de las cepas o tipos de vino que se van a consumir para estos fines ya que, no todos los procesos de producción mantienen los pagos agentes necesarios para luchar y prevenir la obesidad.

Reduce el estrés:

Algunos componentes del vino activan una proteína que tiene la capacidad de reducir el estrés en las personas. El truco de eso está en el momento del día en el que se consuma el vino. Se recomienda consumirlo a la hora de la cena, como acompañante más no justo antes de dormir, de esa manera se logrará sacar los beneficios calmantes del vino sin interrumpir el ciclo de sueño.

 Consumir vino también puede ayudar a otras cosas como promover la longevidad, fortalecer los huesos, reducir el riesgo de cataratas, prevenir el alzheimer, mantener el cerebro saludable y promover la salud del hígado, entre otras cosas. Todos estos increíbles beneficios se deben a componentes como catequinas, resveratrol, epicatequina y proantocianidinas. Sin embargo, no podemos olvidar que éstos beneficios se logran únicamente bebiendo vino con moderación pues, de lo contrario, se pueden llegar a producir los efectos contrarios o ningún beneficio en absoluto.

× ¿Cómo puedo ayudarte?